18. oct., 2013

Pues si, el pasado domingo fué placentero.  

Disfrute de un paseo por mi Madrid, por la parte más antígua, desde el Palacio Real hasta la Plaza Mayor.

Fuí con una visita guiada que nos iba contando cosas sobre la historia de esta en principio pequeñisima ciudad. 

Lo que me gusta de esta experiencia es que descubres la ignorancia y desconocimiento que tienes de tu ciudad.

Cuando vas a algún otro país, te ocupas de documentarte bien, averiguar que tiene interesante y te marcas tu ruta y ojo, que no se te escape nada. 

Sin embargo de tu entorno, bueno, si es que pasas, lo miras, lo mismo incluso te fijas un poco más, lo admiras y ahí se queda todo. 

Pero me estoy planteando organizar unas rutas bien documentadas, para conocer mejor mi ciudad y sus leyendas, muchas y realidades.

Otra cosa que añadir a esto, es que me gusta leer y sobre todo historia, novelada, porque mi cabeza no está para retener muchas fechas y acontecimiento relacionados con ellas.

Pero si en algunas preguntas que hacía la guía me sorprendi a mi misma contestando con el conocimiento de haberlo leído en alguna novela. 

Este domingo hizo un día espléndido, como siempre todo a rebosar de gente, con un colorido fantástico.

Posteriormente fuimos a comer en un sitio cerca de la calle Arenal, una transversal donde lo hicimos muy bien y a un fantástico precio. Aún siendo el centro en Madrid, se puede comer bien y no muy caro. Igual que en París ....., sin comentarios.

Paseando por nuestra Gran Vía fuimos a parar a los cines de la Plaza de los Cubos y allí entramos en el cine a ver "El último concierto".  Es una de las pocas películas que me ha llenado, tiene una emotividad y una realidad de la vida que te llena, te emociona...., la recomiendo. Tambien aprendí algúna cosita que desconocía, que prepotente soy, "Solo sé que no sé nada" desconozco tanto........ que me asombro cuando aprendo algo nuevo.

A la salida del cine me marchaba con una sensación fantástica.

El regreso a casa, con nuestro metro,  nuestro bus.........., en fin las realidades de la vida.

 

4. oct., 2013

Pues aqui estoy, iniciando un blog que de momento, solo me interesa a mi.

Tambien es cierto que siento cierta inquietud al abrir al mundo exterior mis sentimientos, miedos, sensaciones en general. 

Porqué será que a estas alturas de la vida me importe lo que piensen de mí, de mis opiniones o lo que cuente?

Pues tendré que hacerme a ello, puesto que esa es mi intención.

Mis seres queridos ya me conocen, pero ahora quizas me comprendan mejor.

La foto que pongo en este primer comentario, no tiene nada que ver con lo que digo, pero sí con una sensación del paladar. A la rica ensalada de pulpo. La primera vez que la comí fué en Gijón y desde entonces, soy adicta. Probadla si teneis ocasión y ya me contareis.

 

Qué voy a contar?

Pues la verdad es que hay días que me bullen en la cabeza cientos de cosas que decir, mejor dicho, que contar. 

Historias que escribir que, como es natural, se nutren de las vivencias que he tenido y de las de muchas personas que he conocido y conozco. 

Tendré que aprender y sobre todo espero que los que lo leais me deis vuestras opiniones, eso me valdrá de mucho.