Tendremos agua suficiente? Nos estamos cargando la Tierra

Que vienen los hombres ¡¡¡¡¡ - Introducción y 1ª parte

Pues hace ya mucho tiempo que empezé a contar esta historia que no tiene nada que ver con el sexo masculino concretamente, si no con la humanidad y la autodestrucción de si misma y de su entorno.

Cuando por fín la dí por terminada la encuaderné y preparé como regalo para mis nietos, en ese momento eran cuatro, ahora tendré que volver a hacer otro para la más pequeña.

Con este relato, no pretendo mas que expresar el temor de que algún día este mundo que conocemos no exista, por mucho que se hable y se diga, el final es el mismo, la indolencia y despreocupación por proteger y salvaguardar nuestro entorno. Sí cada uno de nosotros hicieramos algo evidente, no como yo, que solo lo cuento, seguro que se pondría coto a este desmadre.

 

        LA FIESTA

Habia una vez una aldea donde, como todos los años, en el mismo mes y en el mismo día se congregaban todos los vecinos para celebrar las fiestas de su santo patron.

Habitualmente se juntaban todos en la explanada mas cercana a un frondoso y hermoso bosque que era su orgullo.

En este día todos llevaban sus alimentos que compartían, los más pequeños jugaban libremente, los adolescentes iniciaban sus juegos del despertar a la vida, bajo la atenta mirada de sus familias, claro, sobre todo que todo se desarrollase dentro de las normas de aquella comunidad, los adultos conversaban o jugaban tambien con alegria y despreocupación, era su día grande.

Los árboles agitaban sus armas con mucha alegría, porque veian desde sus elevadas copas, cómo se acercaban las gentes con sus cestas, unos cantando o riendo.

Los árboles mas veteranos recordaban todo lo que había pasado en años anteriores, y disfrutaban de lo que se divertian.

Los niños se aventuraban en el bosque jugando al escondite o bien intentando capturar en los nidos a algún pajarillo despistado, lo cual no era fácil, pues en su mayoría ya volaban independientemente de los nidos.

El alcalde, habia hecho como todos los años, promulgar un bando en el que recomendaba que después de la fiesta, cada familia dejase la parte en donde había estado, limpio de basuras y desperdicios. 

Según se acercaba el anochecer las gentes se fueron volviendo a sus casas, recogiendo sus pertenencias.

Desde la altura de las copas de los árboles el espectáculo que se vislumbraba era deplorable. Restos de comida, latas, botes, papeles, porquería en fín, disperso por donde anteriormente habían estado todos los del pueblo. Había quedado como un basurero. 

Acaso pensaba la gente que eso se quitaba solo? que se lo tragaría el bosque? Algunos de los animales del bosque se acercaron, olisquearon y si que algo se pudieron llevar a sus madrigueras, pero aún así era demasiado y no todo era aprovechable. 

Se puede contar como anecdótico que una ardilla metió el hocico en una lata de la que se desprendía un olorcillo muy agradable y sufrió una cortadura. Un escarabajo pelotero se metió en una botella de cristal para chupetear las paredes y casi se muera, pero del susto, no sabía cómo salir de allí.

 

LA HUIDA

 

Toda la fauna animal y vegetal que habitan en los bosques, al ver la terrible situación en que se encontraban, decidieron que si no querían quedar extinguidos del planeta, deberían tomar unas medidas drásticas para impedirlo.

 

Tras muchas idas y venidas por parte de los águilas impreriales, que eran las que transmitían de un lugar a otro las opiniones que se plasmaban sobre lo que se debía hacer, la decisión definitiva fué la de que tenían que localizar algún lugar en el mundo donde no hubiera llegado el hombre y tampoco tuviera oportunidad de hacerlo, para ir allí la mayor parte de las especies y crear su propio universo, sin que la presencia del hombre les enturbiara la vida.

 

Al final de todo esto, las gentes en su manera de no ver realmente más allá de sus narices, observaban que los bosques disminuian en su densidad, pero no le prestaron atención, por lo que al cabo de unos años de buenas a primeras, todos los bosques y sus habitantes habían desaparecido. 

 

¿Que ha ocurrido?

 

¡No puede ser¡¡

 

Donde estan los árboles..........?

 

Transcurrieron los años y la vida había dado un cambio drástico en la que no solo no había vegetación, si no que tampoco agua potable en abundancia. 

 

Se vivía con un control férreo de la cantidad de agua de que disponía cada persona, había una serie de invernaderos donde cultivaban lo necesario para sobrevivir.

 

Las simientes iniciales las habían conseguido de los agricultores que las almacenaban de sus cosechas.cuando ocurrió la gran tragedia. Gracias a ellos tenían para comer.  

 

Los animales de granja tambien los tenían, estos, no habían desaparecido.

 

Al no haber ningún tipo de sombra que les protegiera del sol, habían tenido que montar pasarelas por donde pasar la gente, ya que si no lo hacían por ahí, se abrasaban, el calor en la temporada de primavera y verano era sofocante. Los inviernos eran devastadores del frio y viento que ululaba, no había nada que los protegiera.

 

Los niños y jóvenes no habían visto nunca ese esplendor de un hayedo, de un bosque de pinos o de eucaliptos, secuoyas...... en fín de esa maravillosa vida que ya no existía, o si?

 

Todo lo que conocían era gracias a las filmaciones de entidades que se habían ocupado de hacer ese tipo de reportajes como documentales, peliculas, etc., donde se asombraban de esa Naturaleza de la que ahora no podían disfrutar.

 

Durante mucho tiempo se habían organizado grupos para intentar localizar donde estaban todas esas bellezas, pero pasaban los años y no conseguian encontrar absolutamente nada.

 

Pasaban los años y seguian conformes con esta situación, hasta que en un momento dado el nieto de Damian, uno de los pobladores de la ciudad donde se desató ese terrible incendio detonante de toda la situación posterior, decidió que, junto con unos amigos iniciaría la busqueda de todo eso que habían perdido. 

 

A partir de ahí se inició lo que decidieron llamar con el tiempo "LA BUSQUEDA"