No se ha insertado ningún vídeo

El Cantábrico en la noche de Gijón

Que vienen los hombres ¡¡¡¡¡ - 4ª parte

LA BUSQUEDA

Tal y como acordaron el grupo de amigos del nieto de Damian, se prepararon para iniciar la busqueda de todo lo que habían perdido.

Joaquín, que así se llama el nieto planteó que lo más adecuado era empezar a buscar en lo que él pensaba que fué el inicio de todo este desastre y partieron hacia el pueblo de sus antepasados para averiguar en el mismo sitio que es lo que pudo pasar.

Cuando llegaron allí,  encontraron el monolito que habían puesto haciendo memoria de lo que allí había pasado, se percibía claramente el espacio tan inmenso que había dejado ese maravilloso bosque. Despues de este espctáculo, que les dejó consternados, no pudieron encontrar pistas, pero sí el entusiasmo necesario para acometer esta empresa.

Comenzaron a caminar si un rumbo fijo, creian que tendrían que ir hacia las montañas y más allá,  para desde la cima más alta otear el horizonte por si podían percibir algo que les pusiera en la buena dirección.

Al cabo de los meses llegaron a la cima más alta del mundo. Afortunadamente estaban en verano, por lo que las nieves no fueron un obstáculo en su camino. 

Cuando estaban allí se asombraban aún más de ver lo desierto que estaba todo alrededor de toda esa cadena montañosa.  Sin embargo, a través de los aparatos que llevaban pudieron ver que detrás de uno de los picos más lejanos había una nubosidad muy densa y solo en ese pico, eso les ilusionó.

Podría ser cierto que allí estuviera lo que tanto anhelaban encontrar???

Se pusieron en camino hacia esa montaña con mucha ilusión y ánimos renovados.

Cuando se estaban acercando, creyeron atisbar un ave enorme, porque aún estando muy lejos, les pareció grande.

Efectivamente, era un águila real que hacía su ruta de vigilancia que tenía asignada para alertar en el caso de que viera algo que pusiera en peligro el escondite de todos los bosques y sus habitantes.

Cuando el águila llegó a su territorio, llamó la atención de todos con un grito desgarrador:

     ¡QUE VIENEN LOS HOMBRES.......¡¡

Terriblemente asustados, no sabían qué decisión adoptar, pues tampoco había tiempo para desaparecer como en la otra ocasión. Decidieron esperar a ver qué ocurría.

Al cabo de las semanas este grupo de hombres se encontraban a un paso de ver el mayor espectáculo jamás imaginado..........., llegaron a la cima de esa montaña y allí estaban, miles de árboles, rios pequeños y otros más caudalosos circulando por todo aquel vericueto que se lo permitía, aves volando, todo tipo de animales repartidos por todo el valle, Era fantástico, habían encontrado lo más ansiado "la vida".

Pero claro, tampoco era muy accesible,  había un gran abismo que los separaba de esta inmensidad. 

Decidieron acampar y estudiar la posibilidad de poder llegar al otro lado, porque la situación era complicada, no llevaban tanta herramienta que les permitiera acceder. 

Estuvieron dando vueltas busando algún resquicio por el que poder llegar, si los animales habían podido llegar allí, ellos también.

Al fín encontraron un pasaje lo suficientemente anmplio para poder cruzar ese abismo y acercarse a tocar y palpar todo lo que veian.

Pero claro, lo único que podian tocar eran los árboles, el agua y esas maravillosas flores, ya que los animales huían despavoridos, era imposible acercarse, aunque si bien es cierto que ellos sentían tambien la necesidad de acercarse, pero no se atrevían.

Acamparon en la orilla de uno de los rios y tuvieron la satisfacción de poder sumergirse en las aguas que transcurrían tranquilas.

Qué placer, por fín sentían en su piel lo que era el agua fresca y corriente, la brisa del aire entre los árboles, la felicidad completa era lo que sentían.

Transcurría el tiempo y tenían que volver a sus casas, pero les daba miedo el irse, por si volvía a desaparecer todo lo encontrado.

Se plantearon qué hacer, marcharse y comunicar a toda la humanidad lo que habían encontrado? y, si hacían eso, conociendo la historia, pensaban que podría volver a ocurrir lo mismo otra vez o que una vez que ellos se marchasen toda esa maravilla se escondiera de nuevo.

Después de sopesar todas las cuestiones y valorar que ya no volverían a ver a sus familias, no tendrían las otras "comodidades " de que disponían en la otra civilización, decidieron quedarse allí y fundar su propia vida, manteniendo el respeto al entorno, disfrutando y sacando todo lo bueno que allí había y aprender a tener una nueva vida. En realidad esa era "LA VIDA".

Por otro lado, tanto los animales como los arboles y demás vegetación, se fueron habituando a convivir con los hombres y decidieron que se quedarían donde estaban y compartirían su espacio con los humanos, tambien les apetecía disfrutar de su alegría y de esa nueva especie animal que empezaba a adaptarse a ellos.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Me gustaría creer que esta historia nos sirviera para analizar realmente qué es lo que estamos haciendo con nuestro entorno y procurar dentro de cada una de nuestras parcelas personales, protegerlo y cuidarlo.

Espero que os haya gustado.