ESTHER

Las dos preciosas Esther, madre e hija

Ahora toca hablar de mi hija Esther.

Hoy hace unos pocos años que nació mi primera hija, mi querida Esther. No voy a decir cuantos, aunque a ella seguro que no le importa.

Entre otras muchas cosas puedo decir que lógicamente hizo que mi vida diera un vuelco, total y absoluto. Como esa canción de Julio Iglesias, pasé de “niña a mujer”.

Esta personita, cuando aún estaba en mi tripa, a un mes más o menos de su nacimiento, se cansó de estar “de cabeza, en posición de salida” y se sentó. Qué cómoda se quedó y cómo me dejó a mí¡¡¡

En mi ignorancia, hubo quien me decía que se colocaría sola o como mucho, cuando fuese a nacer, la darían la vuelta. Ja, ja, ja qué risa.

Cuando llegó el momento mi niña nació de pie, tal y como digo, sacaron primero sus piececitos y luego todo lo demás. Por esa razón, su carita salió como la tiene ahora, preciosa y sin ningún sufrimiento. ¡Qué presumida salió esta chiquilla¡

Esa madrugada, porque nació a las 2,10 horas del día 22 de Enero, mi niña era la que cuidaba de mí, ya que me la dejaron en los brazos, me dijeron que no debía dormirme para no sufrir una hemorragia, pero llevaba dos días sin pegar ojo y se me cerraban sin quererlo, pero ahí estaba mi chiquitina que en ese momento, gemía un poco, lo suficiente para despertarme y así transcurrió la primera noche.

Cuando nació, ella era el primer bebé de la pandilla y concretamente mis amigos Paco y Mari Carmen la regalaron la primera rosa de su vida. También nos fueron a recoger al hospital para llevarnos a casa en ese Seat 600 con el nombre “PACO” pintado en la puerta delantera.

Posteriormente cada vez que hacía un mes de su nacimiento, justo a las 2,10 de la madrugada se ponía a llorar y no había quien la callase. Sería ya algo brujita?

No voy a ponerme a contar toda su vida, pero si aprovecharé para decir que siempre demuestra ser una buena hija, buena hermana, buena madre, buena nieta, buena esposa….. y buena amiga.

Todo esto lo demuestra en su vida cotidiana y aprovecho para decir lo mucho que la quiero y que no cambie, que siga siendo como es y que disfrute de su vida y de la de todos los que la queremos.

“FELIZ CUMPLEAÑOS MI CIELO”