CUESTION DE NOMBRES

17. mar., 2018

Ahí está la cuestión.

Cuando nací me bautizaron con el nombre de María Esmeralda.

No obstante, en mi casa, familia y amigos mi mombre era el de Mari.

Sin embargo, cuando iba al colegio o al instituto, me gustaba que me llamaran Esmeralda.

Cuando empecé en mi primer trabajo en Uralita, allí relegué el Maria y me quedé solo con el Esmeralda. 

Como consecuencia, se puede decir que tenía dos vidas, la de Mari y la de Esmeralda. 

Poco ha poco mi vida con el primer nombre ha quedado exclusivo para esas amistades de siempre,  mi hermana y sobrinos. 

Lo cierto es que cuando era muy cria Esmeralda no me hacía ni pizca de gracia, me hubiera gustado llamarme Elena, por ejemplo.

Después descubrí lo que  era sentirse diferente, ya que no había más personas con el mismo nombre que yo en mi entorno laboral, así que salvo en los casos en que me llamaban Esperanza, todo quedaba claro. 

Fijaros si estaba a gusto con mi nombre, que una de mis hija se llama así y además amadriné a otras dos personas igual que yo. 

Aparte de estos dos nombres de mi vida, había quien me llamaba de diferentes maneras, Marujilla, Esmeraldilla, Esmeraldina o el que más estimo: Maruchi, porque me así me llamaba esa familia entrañable para nosotros. 

Así que no os sorprendais cuando oigais MARUCHI. 

 

11. mar., 2018

Ayer, dia 10 de Marzo, hubiera sido el cumpleaños del abuelo de mis hijos, Benito Reviriego.

Era esa persona entrañable a quien todos queríamos. 

Gran amigo de sus amigos y por supuesto como suegro y abuelo, lo mejor. 

De sus biznietos no tuvo mucho tiempo para disfrutarlos, pues se nos fué demasiado pronto.

Cuando alguien a quien queremos se nos va de nuestro lado, siempre lamentamos no haber hecho esto o lo otro con esa persona. 

Pero ya no hay remedio, hoy lo único que nos queda es saber que compartimos contigo esos vinitos por Piedrahita o por Madrid, por el barrio en que ambos hemos vivido. 

Pasear contigo a la Vega por las mañanas temprano, antes de que las moscas y moscones, empezarán a bombardearnos. Charlar contigo sentados en uno de los bancos de la hermita, esas cosas que ya no podía hacer con mi padre, lo hice contigo. 

Saber que eras feliz con tu bala roja, llevando a tus amigos al "alto de Santiago" o a Berrocal, o donde fuera, dentro del entorno de tu Piedrahita para poder hablar y disfrutar de vuestra mutua compañía. 

Cómo sufrías cuando alguno de ellos se marchaba para siempre, y decías...., ya me queda menos. 

Pues sí, te quedó menos y te fuiste, pero no de nuestros corazones y nuestros recuerdos. 

Vá por tí abuelo, unas revolconas y un vinito. 

 

 

 

12. ene., 2018

Hoy empiezan las celebraciones de cumpleaños para mi. 

Mi amiga Tere, la de siempre, la de verdad, la que trasmite sus sentimiento y recibe los míos, en la que me apoyo y que en mí encuentra lo mismo. Cumple un año más. No obstante, solo es en su vida natural, porque en sus ojos, su sonrisa y su alegría cumplen años para ser más alegres, más risueña y esos ojos, más bonitos. 

El próximo día 16 lo celebraremos juntas, las cuatro amigas. 

Hoy lo hace con su familia, que la arropan y la quieren. 

Va por tí Tere, Feliz cumpleaños, 

 

12. ene., 2018

Así están pensados los refranes: 

"Año Nuevo, vida nueva"

Este por ejemplo, lo considero una tontería, porque la vida no te cambía porque empiece un nuevo año, la vida comienza cada día cuando te levantas, pones los pies en el suelo y sabes que estás viva. 

Cuando te reencuentras con las personas habituales en tu vida, que no son tu familia, el comentario general es: "... por fín acabaron las fiestas, ya volvemos a la rutina...", somos animales de costumbres y cuando algo nos cambia nuestros ritmos, aunque sepamos que eso ocurre cada año, nos sentimos diferentes y a veces saturados..

Por otro lado, son fechas tristes, por echar en falta a todos esos seres queridos que ya no están entre nosotros, con sus anécdotas, sus chistes, su humor y sobre todo su compañía. 

Ultimamente, gracias al Face me he reencontrado con miembros de mi ex-familia política y eso me satisface, porque han formado parte de mi vida y no quiero que dejen de ser lo que son. 

Pues así es, se ha terminado un año y comienza otro en el que todo son buenas intenciones. Ja, ja, ja., me rio de las buenas intenciones...., unas son inocuas al resto de la gente de tu entorno, otras, solo afectan a la propia persona y otras son dolorosas para los demás.

Veremos qué nos depara el día a día, por lo pronto deseo que sea un año bonito, mi hermana mejorará y se le solucionarán esos problemas de salud que nos han tenido en jaque este año pasado. 

Celebraremos boda de mi sobrino, por lo que una vez más, todos juntos celebraremos algo ilusionante y sobre todo unidos. 

 

15. dic., 2017

Cierto que lo soy, pues si no fuese así mi carácter, no hubiese llegado a ser quien hoy soy como persona, eso se lo tengo que agradecer a mi padre, que a pesar de esa enfermedad larga y dolorosa que le consumió, sabía enseñar que el vaso estaba siempre medio lleno. 

En su día, cuando la gente veía mi matrimonio (de puertas para afuera), pensaban qué bien se llevan, qué felices son.....

Pero los que realmente nos conocían y sabían de nuestra relación, familia, amigos...., veían que no, que eso no podía ser así, sin embargo los demás opinaban, sin conocer, porque lo natural es que no vayas pregonando cómo estás.  Aún así, ni tu familia o amigos, sabían realmente cómo estabas. 

En mí había dos personalidades, la de mi vida laboral y la de la familiar. 

Aquí no voy a decir que mi ex fuese feliz, probablemente tampoco, por eso la mejor decisión, fué la de decirnos adiós.

El día en que se fué de casa para iniciar su nueva vida, mientras se llevaba muebles y enseres, creía que en mi corazón habría algo de dolor, pero no fué así, todo lo contrario, fué alivio. 

Habían sido muchos años de matrimonio más los de novios 33 años en total. 

Por supuesto que no todo fué malo, pero he desterrado todo lo pasado y de esa vivencia tengo unos hijos maravillosos y una familia política que nunca, nunca me ha dejado de lado. 

En mi vida monté una fachada de "aquí no pasa nada", dibujada con una sonrisa eterna, pero no siempre eres feliz, no siempre esa sonrisa es sincera.  Cuando realmente lo eres lo expresas en muchas cosas, no sólo con la sonrisa. 

Hoy me metido en hacer esta reflexión, cuando ayer, en la farmacia, personas que sólo me conocen de lo propio a lo que se va a ese establecimiento, me dijeron, que se veia que era feliz....,  si que lo soy, no voy a ocultarlo, pero hay situaciones que ensombrecen esa felicidad.

En estos tiempos tengo una amargura y un dolor enorme con respecto a la situación en que está mi madre. 

Sinceramente, la actitud que tienen ciertas personas hacia ella, esas visitas que recibe de una hora al mes si no es cada dos meses o más, esas otras visitas que ni siquiera recibe, del impresentable de su hermano...., hacen crecer en mi un sentimiento hostil absoluto. 

En los últimos años de su vida, es cuando tiene que recibir esos cariños y esos mimos que todos necesitamos, pero no es así. 

Como me estoy volviendo muy mala, solo deseo que esos personajes sufran lo mismo cuando sean ancianos. 

Vaya matraca que estoy dando, con mis exclusivos sentimientos, cuando me consta que hay millones de personas que ni siquiera saben poner una sonrisa en su cara, porque han perdido toda ilusión por la vida.