BATALLAS

29. nov., 2019

En aquellos tiempos de mi trabajo, me adjudicaron unas nuevas zonas para trabajar, bastante lejos de mi casa. 

Por circunstancias o bien porque el cliente del que voy a hablar se merecía poca atención, lo cierto es que en mi primer viaje de visita comercial, por esa zona, organice la ruta para pasar a verle el primero. 

Cuando entré, observé bastante desorden y polvo acumulado en todas partes, pero bueno, eso no era de mi incumbencia, aunque te dice bastante del responsable o dueño del negocio. No obstante, cuando pasé al despacho del responsable de las compras, creí que me daría algo. El ordenador que tenía encima de la mesa, estaba lleno de post it amarillos con notas, pero cuando digo lleno, es así, las tenía por todo el monitor, por lo tanto no creo que trabajase mucho con él, aparte de los montones de papeles y carpetas diseminadas por toda la mesa, un caos. 

Cuando ya me presenté y comencé la visita, el comprador se quejó de la falta de interés que había tenido por parte de nuestra empresa, que no se le visitaba ni se le pasaban catálogos ni folletos. Después de pasarle precios, etc., etc., quedamos en que le enviara ofertas de un tipo concreto de producto,  a la vez que quedamos en que cada vez que fuese ha realizar las visitas, siempre pasaría a verle. 

Después de esta primera toma de contacto, como era de esperar, le pasé los presupuestos solicitados y a los pocos días le llamé por teléfono para saber su opinión. El caso era que nunca conseguía hablar con él, cuando no estaba fuera de médicos, estaba realizando gestiones, el caso es que valga la redundancia, no me hacía ni "caso".

En una ocasión nos desplazamos tres personas para hacer una demostración de determinada maquinaria que parecía ser de su interés, pues nada, tampoco conseguí nada. En el tiempo en que estuve yendo por allí no conseguí venderle ni una escoba. 

Bastante defraudada, empecé a espaciar las visitas hasta casi no aparecer por allí. 

Con motivo de una exposición del sector, estaba con mi empresa y mira por donde que aparece este cliente, me fuí a saludarle y el tio muy chulo me dice: "hay que ver, ya no pasas a visitarme...", a lo que no me pude resistir y le respondí: anda, sí te has dado cuenta?, pues efectivamernte no paso ni pasaré, ahora irá otra persona a ofrecerte nuestros productos", y así era porque entró un compañero que vivía por la zona y era quien le intentaría vender. Creo que tampoco le compró un clavo..

En fín, esta es una de las anécdotas de mi vida laboral, en la que me podía hacer en una semana unos 1500 kms o más y luego en realidad me venía con pocos pedidos en la cartera.

Había otro cliente, tambien de la misma zona, que cuando fuí a verle por primera vez, me dió la charla porque no se le visitaba, etc., etc., y que no pensaba comprar nada, etc., etc., pero no obstante esa vez me llevé mi pedidito, 

Con posterioridad cuando volvía, entraba a verle sin maletín, solo con mi bolso y como diciendo que pasaba por aquí...., cuando nos saludabamos le proponia tomar un café, a lo que aceptaba sin problemas y luego me decía: "qué pasa? no traes nada de ofertas para mí? " y entónces llegaba mi momento, precios, descuentos, ofertas por cantidades..., al final me hacía el pedido y terminaba la visita diciendome. "siempre me lías".

Había un cliente que cuando entraba allí, me metían hasta el almacén para ver qué es lo que les hacía falta de lo que habitualmente compraban. 

Como veis había de todo, lo que siempre agradeceré es el respeto con el que atendieron y nunca me despacharon con malos modos. 

Eso sí, como era una zona geográfica desconocida, me perdía más que la llave esa de los mecánicos. Aún no tenía GPS por lo tanto, llegana a los sitios por intuición y después de preguntar una y mil veces.....

Resúmen, siempre positivo, al mal tiempo había que ponerle buena cara y a la soledad de los viajes, entusiasmo. 

 

 

 

24. nov., 2019

Con esta entrada, vuelvo a reiterar el valor de la amistad, incondicional, real, de corazón.

Ya he hablado de las amigas de siempre, de las de hoy y aunque en alguna ocasión he mencionado a las amistades que han surgido del trabajo, en esta ocasión voy a mencionar el caso de este vínculo que se formó en principio profesionalmente. Todo se inició cuando el Director Comercial que tenía entónces decidió que les acompañara con ocasión de una comida en la que se quería invitar a los responsables de unas importantes empresas con las que trabajabamos. 

La realidad fué que, independientemente de la situación, se creó un buen ambiente y entre nosotros empezó a fluir una relación cordial, que al cabo de los años fué fortaleciendose. 

De todo esto decidimos que por lo menos una vez al año nos juntaríamos para comer o cenar, según se diera, la situación y el lugar y durante bastantes años así lo vinimos haciendo, hasta que, generalmente por razones laborales, por falta de tiempo, se fueron espaciando hasta que ya este año decidimos que ya no esperabamos más y el pasado viernes quedamos para comer.

Como es normal aparte de saber de nuestras respectivas familias, salud, etc., etc., vienen a colación las relaciones profesionales dentro del sector y al hacer ya algún tiempo que estoy desvinculada, me hizo ilusión volver a hablar de algunas personas a las que tambíen me unen afectos personales. 

En fín, como resúmen y para no aburrir con el tema, es decir que hoy quiero elevar un "viva la amistad"

Pronto, o sea el próximo miércoles la comida con las amigas especiales, cambio de regalos, lotería y sobre todo cariño y complicidad.

2. nov., 2019

Todos lo sabemos, tenemos muchos amigos...., o no tan amigos, pero creemos que están ahí. 

Llegan las redes sociales y zas, te embarcas en ellas, yo al principio, por poder participar en un juego en el que me invitó un amigo y compañero de trabajo, y claro en este tipo de entretenimientos, para poder crecer necesitabas añadir a personas que tambien estuvieran en él, gracias a mi compi, me puso en contacto con bastantes jugadores. El tiempo pasó y dejé de jugar ya por aburrimiento, pero lo cierto es que de ahí han quedado algunas personas con las que se han creado vínculos y afectos, aunque no nos conozcamos personalmente, cuando no lees nada publicado por ellos en un determinado tiempo, te preguntas si les pasará algo, en fín lo veo como una pequeña comunidad con afectos y a veces sin ellos, y en ese caso es fácil, lo anulas de tu lista de contactos. 

Hoy en concreto tengo que mencionar que gracias a esta red, he encontrado a aquellas amistades de antaño e incluso otras me han localizado a mí. 

Y ahora voy a lo concreto, por parte de la familia política, da igual que vivamos cerca o no, la realidad es que pasan los años y dejas de saber de unos o de otros. 

El caso de unos parientes por parte de mi ex nos reencontramos a través de este medio y ya nos hemos visto con algunos y sobre todo en la boda de mi sobrina.  Pero hoy, gracias a su interés, nos hemos podido tomar un café cerca de mi casa con unas primas y sus respectivos maridos e hijos pequeños. 

Quiero afirmarme en lo positivo que llevo respecto a estas relaciones y que por lo menos, hay vínculos que no se rompen y que sólo habrá una manera en que se hagan.

Gracias Maria Victoria por ese ratito que nos hemos regalado. Esperemos que sean más, en tu tierra o en la mía. 

 

 

31. oct., 2019

En esta ocasión hemos tardado un poco más en juntarnos, entre vacaciones y responsabilidades varias, hasta este pasado miercoles día 30 no nos vimos otra vez. Además teniamos algo que celebrar y era el nacimiento de mi pequeña nieta Zoe. 

No esperaba los regalitos que prepararon para la recién nacida y la verdad es que han sido geniales. 

En esta ocasión hemos charlado, como no puede ser de otra manera, largo y tendido, menos mal que en el restaurante nos conocen y no nos meten prisa para que nos vayamos..., terminamos casi a las 7 dre la tarde desde las 3 que es la hora de la cita.

De este grupo de 6 que somos, es una coincidencia, pero la foto refleja, en una parte, las que nos conocimos desde que teníamos meses, en que nuestras madres nos llevaban al parque y las otras tres, llegaron después al grupo, Tere cuando teníamos 17 años, Marijose la conocimos ya en una de las bodas de las otras de la pandilla y luego mucho más tarde, mas bien a principios de este año, se unió al grupo Pilar, que de una forma tangencial tambien ha estado allí en nuestras historias. 

No puedo más que decir que soy una mujer afortunada por contar con ellas y sobre todo sé que ellas cuentan conmigo, 

Cuando se cimenta una amistad en los años, en la confianza y el cariño, su resultado es esta unión primordial. Tantas cosas en común, sirven de mucho. 

Con esto no quiere decir que no tengamos cada una de nosotras otras amistades que han ido llegando a nuestras vidas por distintos caminos y que afortunadamente están ahí y por supuesto que tambien son importantes. 

 

 

11. oct., 2019

La historia, en general, no fué un tema muy interesante para aprender y estudiar, salvo que seas un cerebrito y se te queden todas las fechas y situaciones en que han ido ocurriendo las cosas en nuestro mundo.

Siempre me había interesado por saber qué estaba ocurriendo, p,ej. en el año 1492, en cada parte de nuestro mundo, una manera de enlazar situaciones en sus diferentes contextos. 

Eso, prácticamente para una persona como yo, era una misión imposible. 

Con mi interés por la lectura en general, me fuí metiendo primero en la civilización egipcia, que me ha entusiasmado y siempre enterandome de una manera novelada, pero siempre basada en la autenticidad de los hechos. 

Aquí estoy ahora, metida de lleno en la historia de la antigua Roma, sus emperadores, sus asesinatos y triquiñuelas para llegar al poder. 

Ya hace tiempo cuando pusieron en TV la serie de Yo Claudio, empezó a madurar en mi ese interés por esos tiempos.

Ahora y gracias al tiempo libre de que dispongo, además de que soy una devoradora de libros, he vuelto a meterme en el mundo romano.

He empezado la casa por el tejado, se puede decir.  Con la trilogia que sobre Trajano ha escrito Santiago Posteguillo, me la he leido y releido, pero me basaba la base de esta parte de la historia que era "Escipión el Africano" y ya he terminado el primero libro, me quedan dos.

Además, curiosamente en España tenemos enormes cantidades de recuerdos de su paso por aquí.

Con esto qué quiero decir? pues que ahora tengo un interés mayor por todo lo acontecido en esa época de guerras y conquistas. 

Animo a los lectores que aún no lo hayais hecho, embarcaros en esta lectura, si es que os gusta la historia. 

Tenemos afortunadamente grandes escritores que te llevan con más o menos acierto a épocas anteriores, que te hacen saber algo mejor cómo nos desenvolvemos hoy ne la vida.