50 AÑOS

29. ago., 2020

29 de Agosto

Tal día como hoy, de hace 50 años, comenzó mi nueva vida como señora casada. Ojo, antes era así, sólo se te llamaba "señora" cuando te casabas.

Qué paradoja, con 20 años y mi aspecto de casi una niña, ya pasaba a una categoría superior, como los equipos de futbol.

Como ya he escrito en mi entrada anterior, la vida se me pasó en un soplo. 

Ahora bien, en esta nueva vida hubo sus claros y oscuros, los claros y más bonitos mis hijos, de los oscuros, mejor no me quiero acordar. 

Determinadas cosas no se olvidan, pero se pasan a otra parte de nuestro cerebro, que rechaza lo que no quieres recordar.

Hay veces que en un momento dado, sale una conversación, que me hace rememorar determinadas situaciones y es entonces cuando me entra una rabia sorda, que no puedo canalizar, aunque lo logro, dejo de seguir con ese tema y procuro pasar a otro. 

En esa época tambien tuve, además de mis hijos, que fué lo mejor, como ya he dicho antes, tuve relacion con algunas  personas encantadoras y con las que aún mantendo la relación.  No es igual que antes, pero siguen estando ahí. 

Parece ser que en estos últimos me estoy volviendo más melancólica, posiblemente sea debido a la dichosa situación, que hace valorar más nuestras vidas.

El día de mi boda, como era lo lógico hacía un calor de narices, que castigo para los que nos acompañaron en ese día. 

Hago una mención especial a mis amigas, que algunas de ellas estuvieron allí aguantando lo suyo y tambien una recriminación a unos amigos, que aún sabiendo con tiempo suficiente la fecha de la boda, prefirieron estar en otro sitio. Lástima, ellos se lo perdieron.

 

28. ago., 2020

Claro que el tiempo pasa, y no nos percibimos de ello, creemos que no va a dejar huella, y claro que la deja, no sólo física, es mental.

Este año que estamos sufriendo, está poniendo muchas cosas en su sitio, o mejor dicho, las está descolocando. 

Me he pasado la vida trabajando, además formando una familia. Mis prioridades eran esas por supuesto.

Cuando echas la vista atrás eres consciente de la cantidad de cosas que pasaron a mi alrededor y que no solo no las valoré, es que ni me enteré. Mis hijos fueron creciendo, con ayuda de abuelos, guarderías y personas que colaboraban en mi casa, pero tristemente, no me daba cuenta de las cosas que pasaban, estaba demasiado ocupada.

Llegaron los nietos, intenté estar con ellos en todo lo que yo creia que era importante para ellos, buscando los huecos en el trabajo, para compaginarlo.

Y ahora que tengo una nueva nieta, ya tiene 11 meses y que no tengo compromisos laborales, pensé ingenuamente, que podría disfrutar de verla crecer.

Sueño imposible, y no ha sido por mí, si no por el dichoso Covi que nos ha trastocado la vida a todos. Me he tenido que conformar por verla a través de los dispositivos móviles y suerte que estan a nuestro alcance.

Está claro que no ha sido solo el tema de los nietos, si no todas las relaciones personales se han venido abajo, no tengo clases de inglés, (si fueron via telematica), ni clases de baile, de pilates, la piscina..., y en cada una de esas actividades tenía muchas personas con las que me relacionaba y ahora, aunque nos comuniquemos por otras vias, no es igual.

Ahora a ver qué está por venir en este caos en el que estamos inmersos, de diferentes opiniiones contradictorias entre si, que te hacen dudar sobre si todo lo que estamos haciendo, es beneficioso o no.

Tengo la mia, y es que si a pesar de haber estado confinados tres meses, esto no se pudo frenar, si ahora, ves a todo el mundo con la correspondiente mascarilla, geles desinfectantes, etc., etc., y toma mas de lo mismo, esto va en aumento, no solo aquí en España si no en todo el mundo, aunque hay algunos paises que están saliendo más airosos de la situación.

Bueno, volveremos sobre el tema.

 

30. jul., 2020

Afortunadamente, he tenido unos días de escapada de esta triste situación que estamos viviendo con el dichoso Covi.

Ahora veo que vamos para atrás como el cangrejo. Vaticinaban que para el otoño vendría la siguiente ola y bueno, más o menos estaba dentro de las previsiones. 

Ahora bien, ya cuando estabamos en Santander, llegó la noticia de que habían confinado dos edificios por causa de unos rebrotes, salimos de allí, luego después de haber estado en Ribadeo y visitar la playa de las Catedrales, empiezan a circular noticias de que tanto la ciudad como la playa estaban cerradas a causa de los rebrotes en la provincia de Lugo, 

Hemos ido viendo poca vida en las calles, muchos comercios cerrados, tristeza también. 

Después ya en casa, parecía que había algo más de ambiente, pero no como suele ser habitual en estas fechas. 

Y ahora a 30 de Julio, esto se está viendo cada vez con más aumento en los casos. 

Empieza a volver el acojone, es decir, el miedo. Menos la juventud que se cree que no va con ellos y que son inmnunes. Posiblemente lo sean, pero no por ello dejan de ser trasmisores de este virus a sus mayores. 

Este mes que ya se está terminando ves como se va volviendo la amenaza más negra. 

El turismo, del que sobreviven muchisimos trabajadores, ahora se va a ir a pique. 

Todo esto va a llevar a una situación de hambre y necesidad, que creo que nadie se podía esperar.

Los que ya me conoceis sabeis lo que nos gusta a la familia celebrar todo, cumpleaños, nacimientos, buenas nuevas...., pues este año desde Febrero que pudimos celebrar el de mi nuera, se acabaron las celebraciones. 

Cuando parecía que la situación estaba algo mejor, preparamos una quedada familiar para celebrar el cumpleaños de mi hijo Luis (con retraso) y el mío adelantado. 

Lo importante era estar todos juntos y abrazarnos y disfrutar de la mutua compañía.

Pues va a ser que no, ya viendo lo que se venía, anulamos la reserva, después fué confirmado por la Comunidad, que no nos podíamos juntar mas de 10 personas. (somos más) y además me ha entrado miedo. Principalmente por los mios.

Este año tenía ilusión por mi cumpleaños, la cifra es bonita y significa que sigues en este camino de la vida.

Si es posible seguiré, mucha gente se ha quedado por el camino, y muchas familias han perdido a sus seres queridos. No debo ser egoista, pero qué triste me siento. 

 

19. jul., 2020

Este año tan raro, complicado, con mucho sufrimiento, hemos intentado pasar unos día, huyendo de la angustia del Covi.

Hemos hecho un recorrido por la parte norte de la Península, empezando por Cantabria, a este respecto, poco más que añadir, pero si decir que al pasar por determinados sitios, por tierras gallegas, me han acompañado tantos recuerdos...., unos muy felices y otros de frustración.

Los felices han venido principalmente por ese verano, que estuve con mi madre una semana por Galicia.

Como disfrutamos ambas de la mutua compañí. Mi madr, siempre generosa, dispuesta a invitar a lo que fuese, y lo hacía. Madre..., como te he recordado.....

Ademas de las personas que conocí por el trabajo y que me hubiera gustado ver y charlar con ellos.

Y cómo no, mi querida amiga Pepi Fidalgo, amiga por Facebook, con quien hubiera tambien dedicado unas horas para por lo menos achucharnos con ese cariño que nos ha dado ese medio.

Final de etapa fuera de tierras gallegas, en Zamora, donde nos acogieron la familia Jenaro y Ángele. personas generosas y de una amistad a prueba de bombas.

Ahora ya en casa a ver qué nos depara está situación que estamos atravesando.

Feliz Verano 

 

16. jun., 2020

Cuando te sueltan a bocajarro una noticia tan dramática como la que han dado del homicidio de una madre y sus dos hijos y posterior suicidio del padre, el cuerpo y la cabeza se te queda bloqueada.

Después se te vienen a la cabeza la cantidad de homicidios, en los que las madres, madres e hijos, hijos solos, caen a manos de un desalmado o desalmada, que tambien las hay, por desgracia. 

No debería de haber ninguna razón para que esas circunstancias se den. 

Puede haber y las hay discusiones entre adultos, mejor o peor convivencia. Si es así, es mucho mejor dejar esa relación que no hace más que deteriorar la vida de todos los convivientes. 

No hay celos, orgullo o amor propio que justifique cualquiera de estas circunstancias. 

No sé cómo se podría evitar este tipo de dramas, pero algo habría que hacer, estudiar el comportamiento de las personas.., pero me parece que sería una labor altamente dificil y complicada.

Dicen que en las escuelas se educa en el respeto y consideración a los demás, a que no haya violencia machista, sin embargo en los más jóvenes se está dando mucho más de lo que era antes.  Entónces.., en qué fallamos?