30. jun., 2018

ROMANCES DE VERANO

Hoy una de las principales noticias, es la cantidad de gente que ha cogido el coche para irse de vacaciones, según dicen, cuatro millones de desplazamientos. Luego llega Agosto y más de lo mismo. 

Ya que estamos en el verano, momento de vivir con la alegría de tener ese tiempo libre que tanta falta hace, ese sol y en algunos casos esos cambios de lugares, movimientos por todas partes, lo mismo puede ser a la playa, a la montaña, ir al pueblo de los padres o de los abuelos,  conocer otros lugares, de nuestro propio país o trotar por otros territorios.

Es el momento de esos romances juveniles o no, todo depende de la situación de cada cual. 

Esos temas de amoríos veraniegos, creo que siempre se han dado y seguiran ocurriendo. 

Quizás como yo me hice novia tan joven y además no salía de mi Madrid (no tenía pueblo de padres o abuelos), no tuve oportunidad de tener esos enamoramientos veraniegos, pero sé de personas que sí les ocurría, salían de su entorno y todo en verano es especial, los chicos son más guapos, más simpáticos, más todo... y las chicas de fuera, tres cuartas de lo mismo. 

Había esa rivalidad entre los naturales del pueblo, cuando llegaban los de fuera, porque lógicamente, pretendían llevarse a las chicas, bailar con ellas, en las plazas de los pueblos... y con las chicas pasaba lo mismo, llegaban esas de fuera a conquistar a sus chicos de siempre.

Luego llegaba el final del verano y ahí estaban esas penas de unos y alegrías de otros, esas despedidas llenas de promesas, de futuras cartas que luego se irían diluyendo en el tiempo y cuando volvía el verano del año siguiente, o no se encontraban o ya no era nada igual.

Claro que estoy hablando de esos años en los que yo era adolescente. 

Hoy los chicos y chicas no quieren ir con la familia a ningún sitio, se van solos con amigos y/o amigas. 

No digo que no puedan darse las mismas situaciones que antes, me vais a llamar nostálgica o que opino que tiempos pasados fueron mejores. No es así, la realidad es que no tiene nada que ver un tiempo con otro, las ilusiones y emociones creo que son diferentes.

Lo que si contaré otro día es el tema de los amores juveniles, esos que se dan, dentro de tu entorno y tu ambiente habitual.