5. oct., 2019

BUSCANDO EN EL BAUL DE LOS RECUERDOS...

LLevo una temporada que me dedico un rato del día a volver a ver aquellas fotos de esas épocas pasadas.

Siempre tengo sentimientos guardados de disgusto y enfado ante situaciones que ya pasaron y que nunca olvidaré, pero que poco a poco se van difuminando y tienen menos fuerza de mala leche que en aquellos momentos recientes. 

Una amiga me ha dicho que tuve una buena juventud, quizás en el aspecto no se note nada, pero como la he comentado, tuve de todo (creo que no soy la excepción, como todo el mundo hay bueno y malo).

De lo bueno, lo mejor mis hijos y mis nietos. De los malos, mejor no hablar porque entónces puede ser que me suba la bilis a la garganta. 

En la foto que pongo hoy, me ha traido al recuerdo los buenos momentos pasados en Piedrahita, cuando estaba en casa de los abuelos. 

En este caso era la feria de la Virgen de la Vega, su patrona. Coincidía con la fería del caballo, por lo que podíamos apreciar a esos bellos animales de una forma más cercana.

En la ermita, no sólo era un lugar de culto, tambien era un espacio muy apropiado para que los niños jugaran, montaran en bicicleta o jugaran a la pelota. 

Era normal tambien que nos juntaramos la familia y amigos para merendar allí al fresco. Nuestra rica tortilla de patatas y los clásicos embutidos de la zona, qué ricos, por favor. 

Desde esa parte se puede disfrutar de unas vistas relajantes, en las que veias a las vacas pastando en el prado de al lado, las cigúeñas picando el suelo buscando alimento para su prole y alla a lo alto el pico de la Peña Negra. 

En ese pico se han establecido ya hace varios años los campeonatos de parapente mundiales, la vuelta ciclista, suele pasar por alli casi todos los años. Pero lo más impresionante era ver a los parapentistas volando por encima de nuestras cabezas y observar intentando averiguar dónde terminarían posandose.