15. abr., 2020

DIA DE BAJON

Ayer me vine abajo, se alejó de mí la persona fuerte y sonriente que suelo ser.

En alguna ocasión he mencionado que no era todo lo que parecía, se te van acumulando cosas en tu estado de ánimo y ahora con el virus de las narices me ha dado otro empujón hacia meterte en el hoyo, 

Hoy afortunadamente he salido de esa dejadez y tristeza, porque entre otras cosas me he planteado que no tengo derecho a estar así, mi familia toda está bien, nosotros también, por lo tanto mi egoismo ha sido superior, por creer que el hecho de estar confinada en mi casa es duro, pero claro que es duro, me limita la libertad, esa que reclamabamos cuando teníamos otro tipo de gobierno. Más en este caso no ha sido un gobierno, aunque haya sido el que ha dado la instrucción de estar en casa y no salir.  No puedo estar con mis hijos y nietos, nos vemos como casi todo el mundo a través de los sistemas de video llamada y eso te quita un poco la tristeza. 

Pero realmente soy egoista, no me he detenido a pensar en la cantidad de personas que están sufriendo este drama, unos ganan y otros, muchos pierden. Por ellos, por los que están padeciendo la pandemia, por sus familias, por los que se han ido y aún estan esperando a poder ser enterrados, en fín en toda esa tristeza en el país y en el mundo y yo tengo la osadía de estar triste.  Así que les pido perdon con todo el corazón y prometo no volver a meterme en ese hoyo injustificado. 

De esta saldremos, lo que es seguro que nos va a costar mucho sacrificio y cambios en nuestras vidas.