1. dic., 2020

PEREZA

Seguro que lo habeis notado.

Hace ya un tiempo que no escribo nada.  He pasado de ser un poco pesada a no contar nada y es que como mucha gente, estoy deprimida o de bajón, como querais llamarlo, pero así estoy.

No tengo ganas de hacer nada. 

Lo único que ahora hago es Pilates y además he entrado en un grupo de Danzaterapia, que aunque no es baile de salón, que es lo que más me gusta, esta actividad me permite ejercitarme, a la vez que me divierto.

Seguro que no debería quejarme, pero ya sabeis que este medio es del que me sirvo para expresar mis sentimientos.

Siempre cuando se mira hacia otro lado, puedes ver alegrías y penas, por desgracia hoy más llantos que risas.

Puedo decir que un motivo de alegría ha sido el volver a quedar con mis amigas de toda la vida para comer, a la vez que nos podíamos desquitar de las conversaciones y buenos ratos pasados, ya volveremos, si la situación lo permite, a repetir.

Mi familia esrá bien, hemos aumentado con un pequeñin más, esta vez mi sobrino-nieto. 

Estoy bien de salud, pero estando acostumbrada a tanta actividad como tenía antes, este semi parón, lo estoy acusando.

No me he sentido "mayor" hasta ahora, que veo como me ha ido arrinconando la situación.

Aparte de esto que os cuento, hoy 1 de Diciembre, mi tia Ale, habría cumplido un año más. 

Tristemente los últimos años de su vida, la empozoñaron sus sentimientos conmigo y con mi hermana. 

Eso ocurrió, entre otras cosas gracias a quien tenía un interés especial en desestabilizar una familia, que hasta entónces fuimos una piña y me duele, que se fuese de este mundo con un sentimiento hacia nosotras tan diferente al que sentíamos hacía ella. 

Pero bueno, supongo que si hay algún entendimiento o visión de lo que ocurre por aquí, habrá comprendido el error al que fue inducida. 

No obstante, hoy en este día tan significativo, me acuerdo de ella y de los buenos momentos disfrutados con ella.

A pesar de las demás, te sigo queriendo.