28. abr., 2022

SILENCIO

No quiero ser tan picajosa, pero no puedo dejar de hacer una referencia a esa falta de silencio que hay en los medios públicos de transporte. No es que diga que no se puedan mantener conversaciones entre las personas que viajan juntas, otra cosa es lo que os voy a relatar. 

Una vez que consigues acceder a coger sitio en alguno de estos medios, por ejemplo un autobús, te relajas pensando que como tienes un largo recorrido y además tienes que madrugar todos los días de la semana, te vas a echar una cabezadita y dormir un poco. 

Pero..., tu gozo en un pozo, llega la dichosa llamada telefónica en la que tanto la persona que está en el bus, como la del otro lado del móvil, hablan con un volúmen que de repente, te despiertan, piensas que será una conversación breve, pero no es así, la cosa se prolonga, contandose practicamente su vida, que por cierto a nadie nos interesa, pero no te queda más narices que oirla. 

Hay trayectos, que desde el principio de la línea hasta el final, la charla se prolonga, cuando hay que dejar el bus, todavía oyes esa despedida: 

- Bueno, te dejo que tenemos que hablar... 

Y me pregunto, es que no se han dicho todo lo que evidentemente, no se habían contado desde hace una hora antes?

No voy a dejar de lado a los que van con el móvil y esa especie de ruido al que llaman música. Llevan cascos, pero da igual, el volúmen es tal, que se oye ese machaqueo sin parar, no se cómo no se quedan sordos. 

En algún caso, al que estaba justo detrás de mí, cortesmente,  pedí que bajase por favor el sonido.  Algunos, me han ignorado mirandome con ojos de "qué dice esta loca", otros, sin más el sonido lo ponen a una audición válida solo para sus oidos.

Tenía que escribir este comentario porque cada vez se da más frecuentemente este tipo de situaciones. 

28 de abril de 2022