4. nov., 2015

Historias de vecindad

Hoy voy a contar cosas que ocurrieron en la vecindad donde vivía con mis padres. 

Las historias del gato, me las contò mi padre y no puedo precisar en qué momento se produjeron y otras son experiencias vividas por mi madre cuando ya se había casado y estaba esperando que yo apareciese por el mundo.

En el sexto piso de mi casa, vivía una famila, que realmente no estaban muy bien de la cabeza, tal y como voy a contar.

En estas casas existe debajo de la ventana de la cocina una fresquera, a falta de frigoríficos no venía ni viene mal en la actualidad.

Para cubrir esa fresquera había una plancha de aluminio, que servía de protector.

Pues bien, en una ocasión estos vecinos del 6º piso, tenían un gato, al que le gustaba estar sentado en el alfeizer de la ventana, en esa plancha de aluminio, a tomar el sol. 

Una de las personas residentes en la casa, no se le ocurrió otra cosa que al ver al gato tranquilito tomando el sol, empujarle y el pobre, como ahí no podía aferrarse a nada, cayó al patio, desde ese 6º piso, pero afortunadamente el gato sobrevivió a tan mala acción.

No quedó ahí la cosa. 

En estas casas había para cocinar y a la vez calentar la casa un enorme fogón, que se llenaba de carbón y astillas. La placa era de hierro, por lo que os podeis suponer que cuando estaba encendida, estaba al rojo vivo. 

Ahí volvió el pobre gato a sufrir las locuras del mismo personaje. En un momento dado, cogió al gato y lo puso encima de la placa. 

Os podeis suponer que ese pobre animal, con ese sufrimiento se volvió loco y corría por toda la casa bufando y maullando. 

Como consecuencia de ello, las mujeres se metieron en un cuarto y desde allí gritaban para que alguien fuera a socorrerlas.

Todo se solucionó, entrando los bomberos en la casa y rescatar al gato y a las tres mujeres del cuarto.

Dadas estas situaciones, hubo un vecino que decidió quedarse con el animal, pues veía que en cualquier momento pasaba a mejor vida, porque vivir con esas tres locas era muerte segura.

Las otras historias pasarán a mañana.