Cúpula del Hotel Palace en Madrid

A MI QUERIDO HERMANO

Hoy, voy a transcribir un poema que escribió un tío mío, hermano de mi madre.

No podré negar que,  seguro que en esos momentos eran sinceros y que aún hoy lo sienta así, pero como no tengo pruebas de lo contrario, los voy a poner.

 

 

De pequeño ne recogió

y en sus brazos me recibía.

Yo nunca le había visto

y aquél fué mi primer día.

 

Fué como un buen padre

y como un maestro me enseñaba

Lo bueno que él tenía 

a todo el mundo lo regalaba

 

Eligió a una esposa que le quería.

Que le dió cuatro hijas que como simiente aquí dejaría.

 

a tras día, noche tras noche,

pasó sus dolores, hasta verse sentado en un coche.

 

Él siempre contento, 

siempre con alegría.

Viendo a los demás contentos, muy feliz se sentía.

 

Siempre se acordaba de San Pedro,

hoy estarán juntos y le tendrá de ayudante.

 

Su vida pasó por difíciles trances,

que lo que él sufrió, a ninguno nos alcance.

 

Él era querido, él era amado,

al marcharse de este mundo, 

profunda huella en mi corazón, ha dejado.

 

Más de una vez, San Pedro le llamaba,

él le decía que esperara, 

que aún no le tocaba. 

 

Lo mismo su casa, que su gran corazón,

estaban siempre abiertos, sin palabras y sin condición.

 

Mis lágrimas resbalan

y tengo un nudo en la garganta,

pues personas como él, 

en este mundo hacen falta. 

 

Tuvo entereza,

tuvo valor, 

sabiendo que no saldría,

se sometió al desenlace mayor.

 

La última noche, 

en la caja, le miraba.

Con sonrisa en los labios

feliz de este mundo se marchaba.

 

Le ví satisfecho

de cumplir con su misión.

Aquí nos dejó llorando 

y con dolor en el corazón.

 

Hace unas noches 

contigo soñé,

mi desilusión fué, 

que al despertar a mi lado ya no estabas.

 

En vida no pudiste 

saber lo que aquí te digo.

Guardame un sitio a tu lado,

para que mañana esté contigo.

 

o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o