Esos recuerdos

Estas situaciones que cuento, son cosas vividas por mi y parte de mi familia.

Como ya dije en una ocasión, mis padres acogieron en su casa a los hermanos de mi madre, cuando encontraron trabajo, por lo menos tenían un hogar donde estar, cuando regresaban del mismo.

La anécdota que os voy a contar ocurriría allá por los años 55. 

En mi casa, para poder sobrevivir, teníamos los dormitorios alquilados a huéspedes, entonces se llamaba pensión. 

Siempre eran hombres, pues compartían cada dos un dormitorio, y así era más racional. 

El caso es que en una ocasión. estaban alojados en una de ellas, un chico que estaba estudiando medicina y otro que al final, terminó siendo mi tío.

Pues bien, como mí tía Ale, vivía con nosotros y era una mujer muy guapa, todo andaban tras ella, pero ahí estaba mi madre vigilante, como un halcón......

El caso es que un día decidieron estos dos, gastarle una broma a mi tía. 

La cuestión es que la llamaron que si podía ayudarles a abrir la puerta que no podían, y mi tía acudió presurosa para ver como les solucionaba el tema. 

Cuando llegó y empujó la puerta, ésta se abrió sin esfuerzo, pero lo que vió la dejó patidifusa por un buen rato y fué que había una calavera, con una sábana alrededor, tapando al estudiante de medicina, haciendo aspavientos y gritos de pavor. 

Mi tía que ya era miedosa por sí misma, sin ayuda, empezó a gritar y casi la da un patatús. 

Todo el mundo se partía de risa, pero ni mi tía ni mi madre, estaban nada felices. 

Después nada, se pasó el susto, gracias al consuelo de Antonio, el que luego fué su marido y claro, así pasó que en un breve espacio de tiempo se hicieron novios.

Como mi madre era un poco "bruja", observaba, que cuando Antonio salía de casa, pocos minutos después mi tía salía tambien, diciendo que se marchaba con unas amigas.

Al regreso, llegaba mi tía primero y después el susodicho.  Así durante un tiempo hasta que llegó el momento en que se encaró con mi tía y la preguntó qué ocurría con ese chico. A lo que llegó la confesión. Estaban enamorados.

Reacción de mi madre protectora del honor de su hermana "este chico tiene que buscarse otra pensión, aquí no podeis estar los dos bajo el mismo techo". A lo que Antonio se tuvo que buscar otra habitación, no muy lejos para estar cerca de su amada.

Otro día más y no sé si mejor, pero espero que sea divertida.