PAMPLINAS

Es una palabra que en principio pensamos en que es de esas que quieren decir "tonterías" pero aunque por supuesto que es eso lo que quiere decir, también hay una planta que crece en los arroyos del deshielo en las cumbres como la sierra de Gredos. Solo personas conocedoras y respetuosas con el entorno, deben recogerla, pues si lo hicieran mal, en esa parte no vuelve a crecer esa planta. 

Son iguales a los canónigos, pero muy pequeñas, como podeis ver en la foto que adjunto en esta página.

Ahora es la época de su recolección y con motivo de una publicación que vi en internet, me recordó las ricas ensaladas que comía en Piedrahita en casa de los abuelos, aderezadas con su buen aceite de oliva, cebolla y unas aceitunas negras para complementar. 

Pues bien, lo que quería era contar una anécdota que ocurrió una Semana Santa.

Estabamos en un bar que llamabamos "El Rubio", donde a la hora del aperitivo se comia un morro con tomate que te caías de espaldas. 

En ese día en concreto estabamos con tio Juan y tía Isa, cuando llegó un señor ya mayor con una canasta llena de pamplina que acababa de recoger en la sierra y por supuesto la vendía. 

Estábamos en ello, casi a punto de hacerlo, cuando la tia se percató que al pobre hombre se le estaba cayendo el moco, asqueroso total, pero nadie se había dado cuenta, menos tía Isa, que indicando la situación, por supuesto, no las compramos.

Esta es la cuestión de mi anécdota, por la que el otro día cuando lo recordaba asomaba a mi rostro una sonrisa, pues hay recuerdos que te hacen sonreir.