Hombres y más

Acabo de terminar de leer un libro que ha escrito una persona, que por circunstancias de la vida me es muy cercana, el libro se titula "Qué piensan los hombres", lo podeis adquirir a través de Amazon. 

Aparte de esta publicidad gratuita me ha venido al recuerdo un hecho acaecido hace muchos años, a un compañero de trabajo. 

Este hombre tenía una particularidad y es que siempre tenía un olor muy incomodo y desagradable para los que estabamos a su alrededor. 

Tal es así que cuando teníamos el momento del bocata a media mañana y él llegaba, la mitad de la gente se marchaba.

Como es natural, él no comprendía qué pasaba y en una ocasión me preguntó qué ocurría y se lo expliqué. 

El pobre no sabía cómo decirme que se lavaba todos los días y se cambiaba de camisa, pero lo cierto y verdadero es que olía fatal al cabo de un tiempo de permanecer en la oficina.

Aparte de esto, tenía muy buena relación personal con él, hoy lamentablemente no esta entre nosotros, tenía los días contados a raíz de un infarto que le dió y que luego fué incapaz de cumplir con las recomendaciones saludables de los médicos.

Pues bien, a este hombre le pilló su mujer con las manos en la masa....., voy a contarlo.

El caso es que un día en la oficina, observé que mantenía una conversación telefónica que a todas luces no era de trabajo ni con su mujer. Tenía un rollito y así me lo comentó en un momento dado.

Este hombre, para llevar más dinero a su casa, tenía un pluriempleo. Como teníamos jornada intensiva, una vez que terminabamos nuestro horario, se marchaba a otro sitio a trabajar y de ahí procedía su lío amoroso.

Las mujeres tenemos un sexto sentido y algo más, que nos alertan de que algo pasa con nuestra pareja y la mujer de mi compañero, no tenía la mosca tras la oreja, tenía una colección de moscones.

Lo que ocurrió en una ocasión fué que al salir de su otro empleo, se dirigió al coche con su amorcito y ¡oh, sorpresa! 

Una vez que se sentó frente al volante, oyó una voz que le hablaba desde los asientos traseros y que decía: A dónde nos llevas Javier? 

Era su mujer, que al tener la sospecha, se presentó en la zona de su segundo trabajo, buscando el coche de su marido, lo encontró, se metió en el coche y esperó a que saliera el marido. 

La parejita debía ir tan entusiasmada que no se dieron cuenta de que dentro del vehículo había una persona.

Imaginaros la situación.....

Poco después le sacudió el infarto y claro, ahí estaba su mujer para cuidarle. Del resto solo puedo confirmar lo que ya he dicho antes, siendo joven no pudo ajustar su nueva forma de vida protegiendo su salud y a los pocos años, se fué.