Impresionante 500 metros de altura

Inicio visita a los Arribes

Templete

Qué preciosidad de encina

NUEVAS EXPERIENCIAS

Este año, gracias al Ayuntamiento de Torrejon, que es el organismo que lo ha organizado, hemos disfrutado por primera vez de un balneario.

Hemos tenido la inmensa suerte de que el tiempo ha sido magnífico y hemos podido disfrutar del entorno del balneario, rodeado del rio Tormes y con unas encinas fantásticas que nos han dejado saborear esta tierra salmantina.

Aparte se han realizado varias excursiones, una a Salamanca de noche, con un guía, que aunque hayas visitado muchas veces la ciudad, con sus comentarios te ayuda a verla y conocerla de otra manera.

Otra excursión fué a visitar los Arribes del Duero. ¡Qué ganas tenía de verlos! por unas razones o por otras no había llegado a hacerlo así que allá que fuimos. 

El recorrido que se hizo, fué más bien un recorrido siguiendo el curso del rio Tormes, hasta llegar al embalse donde se une al rio Duero y alli se hacen uno solo, discurriendo hacia los Arribes, hoy un entorno natural protegido donde se reproducen algunas de las aves rapaces más importantes de la península.

Es curioso discurrir por entre esas moles de granito y que cada ribera sea de un país, que el clima sea diferente en uno u otro lado de la orilla y así se refleja en la vegetación y en los cultivos. 

Es impresionante y no hay duda de que volveré a ir y esta vez para verlo desde el mirador que hay al efecto.

Con respecto al balneario, solo tengo un "pero" y era por la cantidad de gente que estabamos allí, es cierto que tiene capacidad para ello, pues es enorme, pero a la hora de darte los tratamientos, en fín, un poco de aglomeración. Por lo tanto a veces en lugar de relajarte, te alteran.

En definitiva, lo recomiendo por ser una experiencia gratificante, que sienta bien al cuerpo y al espíritu.