Esta foto no es mía, pero es la única manera de que os hagáis una idea

Altar lateral

Puente romano sobre el Ebro

Interior de la Catedral

Claustro

Catedral

Pórtico desde otra toma

Pórtico de la Catedral

TUDELA (Navarra)

Fiel a realizar un breve relato sobre los lugares que voy visitando, ahora le toca a la ciudad de Tudela (Navarra).

Por allí había ido en varias ocasiones por razones laborales, pero como es lo natural, lo que menos haces es visitar la ciudad, solo conoces el polígono industrial. 

Menos en una ocasión que estuve impartiendo un cursillo sobre los productos que vendía a los empleados de uno de mis clientes y como pasaba allí la noche salimos a tomar algo por la ciudad y recuerdo que había visto que era muy interesante, así que tenía pendiente poder ir a verla y conocerla mejor. 

Así que nos presentamos a pasar un fin de semana. 

La anécdota del viaje fué que nada más entrar en la habitación, como es normal, pasas al lavabo y en esta ocasión, la puerta quedó encajada de tal manera que no había manera de abrirla, ni desde dentro ni por fuera. 

Llamé a recepción y enseguida subieron a solucionarlo, lo que les costó casi tener que desmontar la puerta, pero al fín lo consiguieron, así que después de eso, nos refrescamos y nos fuimos a patear Tudela.

Nos impresionó todos los edificios que tiene, la Catedral, el ambiente, la comida, todo. 

Nos paseamos por la orilla del rio Ebro y disfrutamos de esa bella ciudad que recomiendo.

Tambien quisimos pasar a visitar las Bárdenas reales. Impresiona lo que la erosión de los vientos y las aguas provocan en esos montes arcillosos formando unas estructuras caprichosas y especiales. 

Es un espacio declarado Parque Natural y Reserva de la Bioesfera. 

Recomiendo su visita, eso si, es preferible si vas en coche, llevar uno tipo 4x4, si no en bicicleta que es una buena opción.