ESA EDAD MAGICA

En mi opinión, cuando se es joven, cumplir años no es tan grave, pero si es cierto que a algunas personas el hecho de cumplir los 40, les afecta de una manera negativa. 

En estos días hemos celebrado los 40 de mi hija y de mi yerno, los dos con pocos días de diferencia, los han cumplido. 

En ambos casos, lo hemos celebrado con mucha ilusión y ambos se han preocupado de preparar para el otro la fiesta sorpresa de su vida. 

Con respecto a esto, conocí a una persona que con ocasión del cumpleaños de su marido, quiso hacer de esa fecha un día especial y se ocupó de preparar 40 globos, distribuirlos por la casa y celebrarlo con la familia. 

Quería que se sintiera feliz, eran los 40, ni más ni menos. 

En cuanto a la cuestión importante, fué que la que se llevó la sorpresa fué la mujer, pues pareció más importante ir a una cabina de teléfonos para llamar a sus compañeros de trabajo y que le felicitaran, que estar con su familia celebrando y agradeciendo la sorpresa,  pero claro, lo evidente fué que con quien quería hablar era con la señorita con la que estaba "enrrollado", añadiendo a eso que la susodicha le mandó una felicitación de cumpleaños con un beso bien marcado en la tarjeta. 

Os podeis suponer la situación? La mujer que llevaba casada con él ya un buen montón de años, se encontraba con que la sorpresa que tan amorosamente había preparado al cumpleañero, pasó a un plano meramente estético, pues él, estaba con su mente y seguramente otras cosas, en otro lado.

Así que, estos días viendo el cariño y amor que se profesan mis hijos (no solo los cumpleañeros de hoy, si no todos con sus respectivas parejas) me he venido a acordar esta anécdota o historia de otros..... y la diferencia de las situaciones.