Islas Cies el paraiso gallego

TONTOS A GO GO

En todas las empresas y también fuera de ellas, en la vida de cada uno, nos encontramos con algunos personajes que les defino como majaderos, por no decir algo más fuerte.

En una de las empresas en que trabajé, había un responsable de departamento con el que tuve en una ocasión unas palabras, por las que le dejé malparado y desde ese momento me tuvo en su punto de mira y de poca consideración y en el caso que voy a comentar, incluso burla.

 

En los momentos a los que me voy a referir se daba la circunstancia de que mi oficina estaba situada en una parte de la fábrica, que para llegar a ella se tenía que pasar forzosamente por un terreno de tierra.

Se dio la circunstancia que tuvimos una buena temporada de lluvias y realmente era casi misión imposible poder acceder a la oficina, todo lleno de barro y de charcos.

El caso es que prepararon un pequeño camino con pallets y cartones para que pudiéramos cruzar ese lodazal.

Como ya os he comentado en algún otro espacio de mi blog, siempre he sido amiga de los tacones y en esas circunstancias se me hacía bastante difícil pasar por semejante camino.

El caso es que un día, suena mi teléfono y era el mencionado personaje. Contesto y me pide que le lleve determinados documentos que precisaba. Así que nada, preparé la documentación y me dispuse a cruzar el lodazal.

Cuando llegué al edificio en el que me estaba esperando, me dice el tío gili…., que me estaba observando desde la ventana para ver qué tal cruzaba el patio…., en ese momento le hubiera dado un guantazo, pero claro, era uno de los jefes y había que dominar los humos, pero con las ganas me quedé.

Luego, más tarde, le pusieron en la calle, pero vamos con el bolsillo bien lleno y con un trabajo vinculado a la empresa.

Posteriormente, en varias ocasiones coincidí con él, bien en ferias o en la misma empresa y por supuesto que pasé olímpicamente de saludarle.