El sol se va poniendo

Caminando, y avanzando por la vida

29 DE AGOSTO

Un día como hoy, de hace 51 años, mi vida dió un giro muy importante, de 180 grados. De soltera pasé a casada.

Ese día, si soy sincera, se que del momento de la ceremonia, no me acuerdo absolutamente de nada, ni ese día ni por supuesto hoy, que han pasado muchos años. Después la cena y de todo lo que acompaña a estos acontecimientos si que tengo retazos. Para mi fué muy importante que mi padre, fuese nuestro padrino y mi cuñada la madrina. 

Hoy llevo 23 años separada y posteriormente divorciada del que fué mi marido, por lo tanto otro cambio radical. 

No me voy a poner a decir, quien tuvo la culpa y de que, de eso ya se habló en su momento y  como pasa en la mayoría de las parejas, ambos fuimos responsables.

Todo viene a colación, porque he caido en la cuenta de los muchos años que han pasado. 

Lo primero y principal es que tengo cuatro hijos y cinco nietos que son mi alegría e ilusión. 

Ambos hemos tomado caminos distintos y con mayor o menor fortuna, pero hemos reiniciado nuestras vidas y cada vez, estoy más feliz de la decisión que tomé. 

También significó un cambio en mi vida laboral, que me permitió enriquecerme, aprendiendo y conociendo a muchas personas que me hicieron sentir que valía algo más que para estar detrás de una mesa.

Por eso brindo por todo lo que me ha dado la vida y lo que he aprendido de mi camino por ella.