AQUELLA VEZ QUE..

Juana había logrado lo que había deseado durante tanto tiempo, por fín había logrado la separación de su marido. 

Ansiaba vivir y sobre todo respirar.

Todo marchaba bien, tenía sus responsabilidades como madre y trabajadora, pero en sus tiempos libres, procuraba hacer aquello que le gustaba. 

Un día por esas cosas de la vida, se encontró con un antiguo compañero de su ex. 

Enseguida la preguntó qué tal estaba. Eso es totalmente normal, hasta que dice que ya sabe que se ha separado de Andrés. 

A partir de entonces comienza un "asedio" de invitaciones a salir, al cine, a bailar.... hasta ahí todo más o menos normal, no le importaba salir con él pero sin un mayor compromiso. 

Una de esas veces en que quiere que salgan a tomar algo. Juana le dice que tiene entradas para un concierto, iría con una amiga, así que lo sentía, pero no podría salir con el.

Cuando se vuelven a ver, dice: Ayer estabas muy guapa, te vi por la Puerta del Sol que caminabas con una amiga a tomar algo al Adra.

Juana se quedó con cara de qué está pasando aquí? Ya era el colmo que merodeara por donde ella iba a estar y la vigilase, o por lo menos así lo entendió ella. 

Una noche había quedado con unas amigas para ir a bailar, como le dijo dónde, allá que se presentó. 

Como resultado, cuando recibe la llamada para salir esa tarde, pone una excusa para no ir con él a donde le ha propuesto. Tiene que resultar creible, sobre todo sin decir dónde estaría. 

A partir de ese día, cada vez que la llamaba, no aceptaba la invitación, siempre tenía algo ya concertado y no podría salir con él. 

Una tarde/noche suena el telefonillo y era él:

-Bajas? te invito a tomar un vino. 

-Lo siento, estoy con mis hijos

-He visto a tu hija y me ha dado permiso.

¿Qué dices? mira hasta aquí hemos llegado, no me llames más ni me invites a nada. 

Suavemente le dije que no quería salir más con él, que me sentía asediada y que no estaba por la labor. 

De vez en cuando volvía al ataque, pero siempre se encontraba con la misma respuesta.

 

CONTINUA EN PRETENDIENTES II